28 / 59
Los colores de la iglesia de Sant Joan de Boí son de influencia bizantina: era una forma vibrante de transmitir la fe que entraba por los ojos nada más entrar en la Casa de Dios.
+

© Dolors Massot