3 / 9
Usa tapa.
Al comienzo, uno entra en la cocina y solo ve por un lado fogones y por otro sartenes, cacerolas y ollas. Pero para elaborar los platos calientes, hay un elemento importante: las tapas. Muchos principiantes las evitan por ir deprisa o porque piensan que así evitan fregar otro cacharro, pero eso es un error. Cocinar los alimentos con tapa hace que la parte superior de lo que has puesto al fuego pueda cocinarse a la temperatura necesaria. Un plato hecho con tapa se cocina más rápido porque el mismo vapor de la cocción pasa a los alimentos. Ahí estará la diferencia entre un pollo tierno y un pollo seco, sin ir más lejos. Además, las tapas evitan salpicaduras en los fogones y el suelo. El principiante que cocina sin tapa luego necesita media hora para limpiar el aceite que le saltó de la paella. Con tapa, tendrás que fregar menos al acabar de cocinar.
+

© Shutterstock | undrey