5 / 10
«El ayuno limpia el alma, eleva la mente, somete la carne al espíritu, vuelve el corazón contrito y humilde, disipa las nubes de la concupiscencia, apaga el fuego de la lujuria y enciende la verdadera luz de la castidad. Vuelve a entrar en ti mismo». San Agustín de Hipona
+

© Jesus-Cervantes-Shutterstock