2 / 12
Obispo Checchio: Querida Hermana, por el agua y el Espíritu Santo ya has sido consagrada al servicio de Dios. ¿Estás dispuesta a unirte a Él cada vez más por el nuevo vínculo de la profesión religiosa? Hermana Anna: Lo estoy.
+

© Jeffrey Bruno