1/12
Lauren y Ellie antes de la cirugía. Ellie fue el primer bebé que Lauren conoció con esta enfermedad que peligraba su vida.

.
2/12
Antes de la cirugía: Adrian es de Filipinas y vive con su madre y sus 6 hermanos. Antes de la cirugía, Adrian estaba muy bajo de peso, tenía pocas energías y grandes problemas para alimentarse.
3/12
Después de la cirugía: a Adrian le curaron el corazón en agosto de 2019 en India. Desde entonces, ha ganado más de 4 kilos, ha celebrado su primer cumpleaños y ha aprendido a sentarse. ¡Le encanta comer y se ha convertido en un muchachito muy sonriente y expresivo!
4/12
Lauren se reúne con la familia de una niña en Filipinas que se someterá a esta cirugía salvavidas.
5/12
Una madre nerviosa y su hijo entran en silla de ruedas en el hospital donde el niño se someterá al procedimiento quirúrgico que corregirá su defecto coronario.
6/12
La cirugía para corregir el defecto cardíaco congénito puede extender décadas la esperanza de vida de un niño con síndrome de Down.
7/12
Noah Francis vive en Filipinas con su madre y su padre. Tenía 2 agujeros en el corazón y durante los primeros meses de vida fue ingresado 7 veces en el hospital por neumonía.
8/12
Con 7 meses de vida, recibió su cirugía del corazón en India en febrero de 2020. Después de la intervención, su respiración ha mejorado notablemente, le encanta jugar y ha desarrollado un apetito voraz. ¡Incluso ha ganado 2 kilos! 

 
9/12
Lauren se sienta con la madre de un niño con síndrome de Down para explicarle el procedimiento y cómo pueden ayudarle.
10/12
Los niños nacidos con síndrome de Down pueden tener dificultades para comunicarse pero a menudo pueden comprender lo que se les dice claramente.
11/12
Un bebé en Uganda con una sonrisa de oreja a oreja después de recibir su cirugía correctiva.
12/12
"Estos niños necesitan ser tratados con dignidad y respeto, y necesitan tener acceso a la calidad de atención que tú y yo tendríamos. No me importa dónde vivan, no me importa de qué país son ni cuánto ganan sus padres ... nada de eso importa a los ojos de Dios ". Lauren Costabile