11 / 12
Formar equipo y salir del círculo de la crítica
En una pareja, siempre hay alguno que se implica más en las tareas domésticas o que gana más dinero que el otro. En vez de hacer cálculos contables, la pareja haría mejor en invertir en fortalecer el equipo, tanto para las pequeñas dificultades como para los grandes trances. Platos que no se meten en el lavavajillas, el frigorífico vacío, una bolsa de basura sin bajar… ¿Quién no ha experimentado alguna vez ese sentimiento de injusticia y de rencor por pensar que es “quien lo hace todo en la casa”? Comentar negativamente todo lo que el otro no hace como nosotros querríamos es un hábito que se vuelve muy adictivo. Conviene tener cuidado con los comentarios peyorativos, las críticas o las maledicencias dentro de la pareja, porque se corre el riesgo de crear una espiral infernal. En vez de centrarse en lo que falta, es esencial observar aquello que se da. Ahí está el secreto de las parejas que duran, en que comparten teniendo en cuenta las sensibilidades y las capacidades de cada uno.
+

© Shutterstock