1/10
LA CORONA DE ESPINAS: Esta reliquia ha formado parte del tesoro de la Catedral de Notre Dame de París desde 1806. Originalmente, fue San Luis en el siglo XIII el que la llevó a Francia, cuando contaba con un magnífico relicario construido específicamente para el símbolo: la Santa Capilla. Todos los fieles pueden venerar la corona de espinas el primer viernes de cada mes y todos los viernes de Cuaresma. P Deliss | Godong
2/10
EL SUDARIO DE TURÍN: Desde que en 1898 Secondo Pia publicase una fotografía en cuyo negativo aparecía el retrato de Cristo de una forma milagrosamente precisa, esta sábana, de tres metros y medio, ha sido objeto de debates científicos y ha inspirado una gran veneración entre los fieles. Secundo Pia | Wikipedia
3/10

 LA SANTA TÚNICA: La túnica, que se muestra al público cada 50 años, se conserva en la Basílica de Saint-Denis en Argenteuil, en Francia. Se considera la vestimenta que Jesucristo llevó en el camino hacia el Calvario. © Marc-Antoine Mouterde
4/10
LA SANTA COFIA: Durante la época de Jesús, la cabeza de los difuntos se cubría con una cofia de tela. Se dice que esta fue recuperada por los apóstoles tras la resurrección de Jesucristo y que permaneció en Jerusalén durante casi 800 años antes de que se le ofreciera a Carlomagno, quien se la ofreció más adelante al obispo de Cahors, en Francia. Actualmente se guarda en la capilla de Saint-Gausbert, en Cahors. 
THE CAP OF CAHORS: During the time of Jesus, the heads of the deceased were covered with a cloth cap. Said to have been retrieved by the apostles after the Resurrection, this relic remained in Jerusalem for nearly 800 years before being given to Charlemagne, who then gave it to the bishop of Cahors, France. Today, it is kept in the chapel of Saint Gausbert in Cahors. Fair use | Unknown
5/10
LA CORONA DE HIERRO DE LOMBARDÍA: La corona de hierro, un símbolo muy valioso de la realeza italiana, se hizo en 591. El anillo interior está supuestamente forjado a partir del metal de uno de los clavos de la Santa Cruz, descubierta por Santa Elena. Diversos reyes, desde Carlomagno hasta Fernando I de Austria, pasando por Carlos V y Napoleón, portaron esta corona en su día. James Steakley | Wikipedia | CC BY-SA 3.0
6/10
LA LANZA SAGRADA: Siempre se ha afirmado que la lanza sagrada, valiosa porque atravesó un costado de Cristo en la crucifixión, ha estado en todas partes de Europa, desde Antioquía hasta Roma o desde Armenia hasta el Sacro Imperio Romano. En el siglo XIII, Luis IX de Francia llevó un fragmento a la Santa Capilla en París, que desapareció durante la Revolución. Hay otro fragmento en Roma desde 1492. René Hanke (GFDL) | Wikipedia | CC BY-SA 3.0
7/10
EL SANTO CÁLIZ DE VALENCIA: El cáliz que utilizó Cristo durante la última cena podría encontrarse en Valencia. Tras haberlo tenido escondido un fiel durante la Guerra Civil española, se le ofreció una veneración especial en 1982 durante la visita del papa Juan Pablo II, quien lo utilizó para celebrar la misa tras venerar la reliquia en la capilla. Vitold Muratov | Wikimedia | CC BY-SA 3.0
8/10
LA COLUMNA DE LA FLAGELACIÓN: Se considera la columna en la que se ató a Jesús durante la Pasión. Por tanto, fue testigo de la flagelación al Señor. Actualmente se expone de forma parcial al público en la Basílica de Santa Práxedes, en Roma. 
Lalupa | Wikimedia | CC BY-SA 3.0
9/10

LA BRIDA SAGRADA DE CARPENTRAS: Santa Helena aseguró haber encontrado los clavos sagrados cuando descubrió la Santa Cruz y lo que se conoce como el sitio de la crucifixión. El clavo que aguantó la mano derecha de Jesús en la cruz se convirtió en un fragmento que utilizó el caballo del emperador Constantino. El emperador lo mantuvo hasta que desapareció. Volvió a aparecer en Carpentras, en Vaucluse, un departamento en el sudeste de Francia. Desde entonces, esta brida sagrada ha sido el principal emblema del escudo de armas de la ciudad desde 1260. Véronique PAGNIER | Wikimedia | CC BY-SA 3.0
10/10
EL PAÑO DE LA VERÓNICA: el Santo Rostro es un icono acheiropoieta, es decir, que no está hecho por la mano del hombre. La imagen se creó de forma milagrosa cuando Verónica utilizó su velo para secar con él el rostro de Cristo en su camino hacia el Calvario. El velo de Manoppello, que se custodia en Italia en un santuario con el mismo nombre, es supuestamente la imagen de la Santa Faz. El parecido se utilizó como modelo para posteriores representaciones. Benedicto XVI visitó Manoppello durante su pontificado. Hans Memling (circa 1433-1494) | Wikimedia