Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

1/7
SAN JOSÉ. PADRE PROTECTOR. Aunque aparece en la historia de la Natividad, se sabe poco sobre José. Hay dos tradiciones vinculadas a su historia. La primera lo describe como un hombre anciano, feliz de tener un hijo aunque no sea el auténtico padre. La otra tradición lo describe como un hombre en el vigor de la vida y nos lo presenta como un “carpintero”. Se casa con una mujer ya embarazada de un hijo que no es suyo. Escoge aceptar a ese niño, protegerlo y criarlo. Los padres protectores son los padres reales, su papel en la educación de los hijos merece un inmenso respeto. El consejo de san José: sostén a tu familia, no importa las dificultades que lleguen.
2/7
SAN SIMÓN DE CIRENE. PADRE HUMILDE. Ocupado en sus quehaceres por la ciudad de Jerusalén, Simón no podía ni imaginarse lo que iba a vivir cuando se encontró con el espectáculo de una multitud inmensa reunida en la calle. En ese momento apareció Jesús ante él, cuando ya no podía cargar más con su cruz. Entonces, Simón es elegido al azar por un guardia romano para ayudar al torturado. Luego contará toda la historia a su hijo Rufo, a quien criará en la Fe de Cristo, hasta tal punto que al hijo se le considera hoy santo, como su padre. El consejo de Simón de Cirene: transmite a tus hijos el sentido de la Fe y lo que la Fe significa personalmente para ti.
3/7
SANTO TOMÁS MORO. PADRE VALIENTE. Tomás Moro fue padre de cuatro hijos. Fue el canciller de la corona durante el reinado de Enrique VIII, en el siglo XVI. Cuando el rey decidió divorciarse de su primer matrimonio y casarse con su amante Ana Bolena, Tomás fue el único de todo el gobierno que se opuso a ello. Como padre y marido, defendió la belleza del matrimonio y de la familia hasta su último aliento, ya que fue ejecutado. El consejo de Tomás Moro: a menudo, un padre debe defender posturas muy valientes para defender a su propia familia. 
4/7
SAN ESTEBAN DE HUNGRÍA. PADRE COMPROMETIDO. De todos sus hijos, solamente uno llegó a la edad adulta. Se trata de Emerico, que fue criado según los valores espirituales de su padre y que sería canonizado, como él. Como rey de Hungría, Esteban hizo construir muchas iglesias y monasterios en todo el país. En su lecho de muerte, rezó a la Virgen María: “A ti, Reina del Cielo, y a tu protección, encomiendo a la Iglesia, a los obispos, al clero y a todo el reino, a sus gobernantes y a sus habitantes”. El consejo de san Esteban: si un padre vive seriamente su fe, también lo harán sus hijos.
5/7
SAN LUIS. PADRE EXIGENTE. El rey Luis IX de Francia es famoso por su sentido de la justicia. Sin embargo, si figura en esta lista es porque antes de morir dio a su hijo el mejor consejo que un padre puede dar: “Hijo amadísimo, lo primero que quiero enseñarte es que ames al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con todas tus fuerzas; sin ello no hay salvación posible. Hijo, debes guardarte de todo aquello que sabes que desagrada a Dios, esto es, de todo pecado mortal, de tal manera que has de estar dispuesto a sufrir toda clase de martirios antes que cometer un pecado mortal”. San Luis sabía que no hay nada peor en este mundo que traicionar los propios principios. Enseñó a su hijo a no buscar el éxito del mundo a cualquier precio, sino a reforzar siempre su virtud. El consejo de san Luis: está siempre listo a enseñar a tus hijos principios exigentes.
6/7
BEATO CARLOS DE AUSTRIA. PADRE IMPLICADO. Último emperador de Austria y rey de Hungría, defensor incansable de la paz durante la Primera Guerra Mundial, el beato Carlos formó también una deslumbrante pareja con su esposa Zita. Casados en 1911, criaron a ocho hijos hasta la muerte prematura de Carlos, en 1922. Dirigir un imperio en plena guerra entraña infinitas dificultades. Sin embargo, en mitad de la tempestad, Carlos no olvidó nunca la importancia de su familia. Él y su esposa asumieron desde el corazón la educación de sus ocho hijos, en particular en lo relativo a las cuestiones de fe. Carlos les enseñó personalmente sus oraciones. “Debemos conducirnos mutuamente al Cielo”, dijo a su esposa durante su boda. Así veía él su papel de padre. El consejo del beato Carlos de Austria: esfuérzate en transmitir a tus hijos el amor de Dios. Confíalos a la Virgen María.
7/7
SAN LUIS MARTIN. PADRE EJEMPLAR. La fe de Luis Martin, padre de Teresa de Lisieux, impregnó su vida cotidiana. A los 35 años, este relojero conoció a Celia, su futura esposa. Como millones de franceses de la época, su familia conoció el sufrimiento de la guerra franco-prusiana de 1870. Pero lo que destaca a esta familia de entre las demás es el lugar que Dios ocupó en sus vidas. Es el primero en todo: van a la misa a diario, rezan en familia dos veces al día. Sus vidas están marcadas al ritmo de la liturgia. Luis Martin respetó escrupulosamente el descanso de trabajo dominical, con el riesgo de perder clientes. Vivió diariamente una caridad concreta en la que se comprometió activamente. Inculcó en sus hijos el respeto y el servicio a los pobres, que deben ser tratados como iguales. Todas sus hijas siguieron el camino que marcó. El consejo de san Luis Martin: da testimonio de tu fe a tus hijos en cada momento del día. Sé un ejemplo concreto para ellos.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.