6 / 7
BEATO CARLOS DE AUSTRIA. PADRE IMPLICADO. Último emperador de Austria y rey de Hungría, defensor incansable de la paz durante la Primera Guerra Mundial, el beato Carlos formó también una deslumbrante pareja con su esposa Zita. Casados en 1911, criaron a ocho hijos hasta la muerte prematura de Carlos, en 1922. Dirigir un imperio en plena guerra entraña infinitas dificultades. Sin embargo, en mitad de la tempestad, Carlos no olvidó nunca la importancia de su familia. Él y su esposa asumieron desde el corazón la educación de sus ocho hijos, en particular en lo relativo a las cuestiones de fe. Carlos les enseñó personalmente sus oraciones. “Debemos conducirnos mutuamente al Cielo”, dijo a su esposa durante su boda. Así veía él su papel de padre. El consejo del beato Carlos de Austria: esfuérzate en transmitir a tus hijos el amor de Dios. Confíalos a la Virgen María.
+

© PD