4 / 8
San José Vaz (1651-1711)
Era hijo de un portugués y una india, pero su corazón siempre perteneció a la isla de Sri Lanka, de la que todos los sacerdotes católicos habían sido desterrados 30 años antes. Después de su ordenación, el Padre Joseph se dirigió a Sri Lanka en secreto. Pero los calvinistas holandeses habían conspirado para impedir cualquier ministerio católico en Sri Lanka insistiendo a los gobiernos nativos en que los sacerdotes que pudieran venir eran espías portugueses. El Padre José fue arrestado y encarcelado, pero luego se ganó el respeto del rey al orar por la lluvia en un país asolado por la sequía. Pasó los siguientes 15 años evangelizando libremente.
+

© Fr Gaurav Shroffe