3 / 6
Santa Magdalena Yi Yong-hui (1809-1839)
Proviene de una familia de santos: su madre, su hermana y su sobrina han sido canonizadas. Pero su padre era un hombre tradicional coreano que odiaba el catolicismo, por lo que su esposa e hijas practicaban su fe en secreto. Este secreto resultó problemático cuando llegó el momento de que las niñas se casaran. La hermana de Magdalena, santa Bárbara Yi Chong-hui, fingió estar enferma y se negó a levantarse de la cama durante tres años hasta que ninguno de los hombres no cristianos la aceptara. Magdalena, por otro lado, fingió su propia muerte en lugar de casarse cuando supo que estaba llamada al celibato. Dejando atrás ropa rasgada marcada con su propia sangre, Magdalena huyó a la casa de una tía católica. Al enterarse (unos meses después) de que su hija aún vivía, el padre de Magdalena se regocijó y le ofreció la oportunidad de vivir tranquila como una mujer consagrada; más tarde fue martirizada.
+

© Public domain