10 / 10
San Esteban de Hungría
Esteban tuvo varios hijos, pero por desgracia solo uno sobrevivió hasta la edad adulta. Este hijo, Emerico, fue educado en los mismos valores espirituales que su padre y se convirtió también en santo. Mientras fue rey de Hungría, Esteban hizo construir muchas iglesias y monasterios y ayudó a convertir a su pueblo al cristianismo. En su lecho de muerte, rezó a la Santísima Virgen María: “A ti, oh Reina de los Cielos, y a tu protección, te encomiendo la santa Iglesia, a los obispos y al clero, así como todo el reino, sus soberanos y sus habitantes”. Su consejo de paternidad: si los padres se toman la fe en serio, los hijos harán lo mismo.
+

© CC