1/12

Estupenda oración

“El santo Rosario: Una oración estupenda, un ejercicio de elevación incomparable” (25.01.1962).
2/12

El Rosario es poesía

“El Rosario es la poesía de nuestra casa. Debemos rezarlo con el alma abierta y teniendo los misterios delante de la mente”. (30.09.1959). 
3/12

El Rosario es Evangelio vivo

“Rezando y meditando los misterios del Rosario, vivimos una vez más todo el Evangelio y la maravillosa historia del género humano redimido y salvado”. (04.05.1963). 
4/12

El Rosario es abandonarse en las manos de Dios

“El Rosario es una oración sencillísima que invita al reposo interior, al abandono en Dios y a la confianza, con la seguridad de obtener las gracias que necesitamos” (13.10.1960).
5/12

El Rosario ayuda a la familia

“Sea el Rezo del santo Rosario en familia bálsamo de paz para vuestros hogares. Vayan a María vuestros niños para salvar la inocencia y el candor”  (13.12.1959).
6/12

El Rosario hace bien a los jóvenes

“Sea el Rezo del santo Rosario en familia…De María reciban los jóvenes estímulo para el bien obrar y para guardar con esmero su pureza” (13.12.1959)
7/12

El Rosario consuela los que sufren

“De ella esperen consuelo los que sufren. De Ella, sabiduría y prudencia los que gobiernan” (13.12.1959).
8/12

El Rosario auxilia a los pobres

“Hermanos: el Rosario es la Biblia de los pobres” (02.10.1955).
9/12

El Rosario, ayuda a ver a María que llora a su Hijo

“A Jesús por María”. Estas cuatro palabras encierran una doctrina que vale por todo un libro. (04.09.1941).
10/12

El Rosario mueve el cielo y la tierra...

“El nombre de María es portentoso. Mueve el cielo y la tierra” (12.09.1959).
11/12

El Rosario ilumina la paz

“¡Reina del mundo y Madre nuestra dulcísima!: este mundo no tiene necesidad de guerras victoriosas o de pueblos derrotados, sino más bien de salud renovada y más robusta, de paz fecunda y serena. Esto es lo que necesita y esto pide con voz poderosa: el comienzo de la salvación y el aumento de la paz”.
12/12

La devoción a María lleva a Jesucristo

"La devoción a María lleva necesariamente a Jesucristo, nuestro Señor. Por eso la consagración a Ella significa consagración fervorosa, irrevocable y generosa al divino Salvador, a su ley y a su iglesia" (19.09.1959).