1/7
Durante el rito las consagradas expresan el sanctum propositum, es decir, la firme y definitiva voluntad de perseverar por toda la vida en la castidad perfecta y en el servicio de Dios
2/7
Las vírgenes son personas sagradas, signo sublime del amor de la Iglesia por Cristo..ratificada por el vínculo nupcial, mantiene en ellas la vigilante espera del retorno del Esposo glorioso
3/7
En la vida de las vírgenes consagradas se refleja…la caridad tanto en la contemplación como en la acción…y al mismo tiempo participe de los gozos, esperanzas, tristezas y angustias de los hombres de su tiempo: pobres y débiles
4/7
Como nos indican algunos pasajes del Nuevo Testamento y los escritos de los primeros siglos cristianos, esta forma de vida evangélica se expresó de forma espontánea en las primeras comunidades cristianas
5/7
Numerosos Obispos, con su magisterio y acción pastoral, han promovido y sostenido el Ordo virginum en sus Diócesis, valorando asimismo la contribución de las vírgenes consagradas
6/7
La vocación de la virginidad se armoniza con los carismas que dan forma concreta al testimonio y al servicio eclesial de cada consagrada, como expresión de una total y plena dedicación al Señor
7/7
Te alabamos, Virgen Madre de Dios, mujer de la Alianza, de la espera y el cumplimiento. Se madre y maestra de las vírgenes consagradas. Oración aprobada por el Santo Padre en la Audiencia del 8 de junio de 2018