1/6
Más de 38 millones de infectados por la Covid-19, más de un millón de muertos: los ponemos en tus manos, Padre, tanto los desconocidos como los más cercanos. Mira cómo el coronavirus se extiende, se cierran las fronteras, se cancelan vuelos y actividades,... A veces nos sentimos encerrados.
2/6
Cómo cuesta no poder llevar a cabo nuestros planes, perder las referencias que me permitían tomar decisiones con más seguridad, sentir lejos a las personas amadas,... Dios todopoderoso, con confianza, te ofrezco todas estas renuncias como un regalo de amor.
3/6
Ayúdame a liberarme de mis deseos obstinados, de mis equivocados afanes... y de la tensión y la ansiedad que a veces me provocan. Vacíame de las mentiras que me impiden conocerte y me encadenan.
4/6
Abre mis ojos, mi corazón, mi alma, a la verdad que permanece en nuestro mundo hoy y que a menudo me cuesta ver.
5/6
Danos creatividad para ayudarnos los unos a los otros en esta situación difícil. Regálanos tu Espíritu para acompañarnos, consolarnos, fortalecernos, cuidarnos,...
6/6
Y, en la consciencia de nuestra pequeñez y de tu gran amor de padre, regálanos la libertad. Haz posible en este tiempo de pandemia que, aunque podamos tener las manos atadas de alguna forma, la verdad nos haga libres.