4 / 5
Comida preparada.
Cocinar puede ser un placer pero también una carga si debes estar constantemente atento a las necesidades de una persona enferma, no sabes pero te ha tocado o estás muy cansado. Tú mismo puedes preparar varios platillos deliciosos que tanto la persona enferma como quien lo cuida puedan disfrutar (pregunta antes si existe alguna restricción o tipo de dieta especial) ese día, durante una semana o hasta un mes (si se pueden congelar y luego solo calentar). Siempre un plato de comida hecho con amor reconforta el alma (además del tiempo y trabajo que ahorra). Y si tú no sabes cocinar, puede encargar comida a alguien más o comprarla en algún sitio confiable y llevársela o enviársela previo aviso.
+

© Shutterstock | Fevziie