4 / 7
El Espíritu Santo habló a los profetas. En la antigua alianza Dios escogió hombres y mujeres comunes y corrientes para convertirlos en consoladores, guías e instruir sobre el bien y el mal a su pueblo. Isaías, Jeremías, Ezequiel, entre otros. Además de Juan Bautista, el último de esos profetas.
+

© CC