5 / 5
Y así cuando llegue el final, suave o abruptamente, mis brazos estarán abiertos para ti, Señor.

© Pixabay