10 / 11
El cuerpo sin vida del padre Francisco Javier Gutiérrez Díaz, de la Confraternidad de los Operarios del Reino de Cristo (CORC), fue encontrado el 6 de abril de 2015 con impactos de bala en la cabeza, abandonado por sus agresores a la vera de un camino de terracería cercano a los poblados de Ojo de Agua de Ballesteros y San Nicolás de la Condesa, en el término municipal de Salvatierra, en el Estado de Guanajuato (en el centro de México). El sacerdote –de 60 años de edad, originario de Arandas, Estado de Jalisco—se dirigía, en solitario, de Salvatierra a Acámbaro cuando fue interceptado por sus asesinos al parecer para robarle. Era párroco de la parroquia del Santo Rosario (Capuchinas) en Salvatierra, lugar donde su confraternidad posee una casa de formación.
+

© Shutterstock