Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

1/6
Betty

Es una de las múltiples formas diminutivas que ha recibido el nombre de "Isabel", cuya popularidad en el mundo cristiano y en las familias reales se debe a la devoción a Santa Isabel, la mujer de Zacarías que gestó en su vientre aún siendo mayor a San Juan Bautista.

Como recoge San Lucas en su Evangelio (Lucas 1, 41-42), "en cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel de Espíritu Santo y, levantando la voz, exclamó: '¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!'".

Este nombre tan popular que tiene una gran cantidad de variantes y traducciones:  Isabela, Sabela, Isabelle, Elizabeth, Lisa, Elizabetta, Elisa, Elsa, Lisbeth, Lisette, Elzbieta, Elisabeta.

Además de Betty, Isabel cuenta con otros hipocorísticos o formas diminutivas como: Isa, Chabela (en español), Belle (en francés), Bettina (en italiano), Liz, Lizzie, Bella, Beth, Betty, Betsy, entre otros.

2/6
Ada

En hebreo significa adorno, ornamento.

En Génesis 36 se nombra una Ada, hija de Elón, mujer de Esaú y madre de Esaú Elifaz. Era natural de la tierra de Canaán, denominación antigua de una región de Asia Occidental, situada entre el mar Mediterráneo y el río Jordán y que abarcaba parte de la franja siro-fenicia conocida también como el Creciente fértil.

3/6
Mara

Es el nombre del primer oasis que encontraron los hebreos en su caminar por el desierto guiados por Moisés.

Tras cruzar el Mar Rojo, el libro del Éxodo cuenta que "Llegaron a Mará, pero no pudieron beber el agua de Mará, porque era amarga. Por eso se llamó aquel lugar Mará". De ahí procede el significado hebreo de este nombre de mujer: amargo.

Pero también es cierto que ese lugar fue milagroso y esperanzador para ellos pues cuando "El pueblo murmuró contra Moisés, diciendo: '¿Qué vamos a beber?' Moisés clamó al Señor y el Señor mostró un madero. Él lo echó al agua y el agua se volvió dulce" (Éxodo 15,23-25)

4/6
Jonatán

Viene del hebreo Yahu-natân,  "Aquél que Yahvé ha dado".

Jonatán era el hijo del rey Saúl y príncipe del Reino de Israel. La Biblia recoge en los libros 1 y 2 de Samuel su gran amistad con David pese a la envidia y las intenciones que tenía su padre contra su amigo. (1 Samuel 20)

El futuro rey David lloró al enterarse de su muerte en la batalla del Monte Guilboa, y le compuso una elegía, una canción en la que le describe como un héroe valiente y un amigo. (2 Samuel 1)

5/6
Jessica

El nombre original hebreo es Yiskāh y significa previsión o clarividencia, pues la raíz sakhah se traduce como ver.

Yiskah es mencionada en Génesis 11,29 como hija de Arán y hermana de Milca. Forma parte de los descendientes de Teraj que dieron origen a la historia de Israel junto con el Patriarca Abraham.

Jessica es una adaptación al inglés de este nombre brevemente mencionado en la Biblia. William Shakespeare lo deja por primera vez por escrito en su obra El Mercader de Venecia. Y ahora es uno de los nombres más populares del mundo. Sus abreviaciones más usadas son "Jess" y "Jessie".

6/6
Iago

Este nombre está muy de moda en Galicia, tierra de peregrinación por encontrarse en ella, según indica la tradición cristiana, la sepultura de uno de los doce Apóstoles de Jesús, Santiago el Mayor.

Este pescador de Galilea fue, junto con su hermano Juan, uno de los primeros en recibir la llamada de Jesús  (Marcos 1, 19) al que siguió hasta el fin de sus días siendo testigo de sus obras y milagros.

Murió mártir en Jerusalén entre los años 41 y 44  a manos de Herodes Agripa I, rey de Judea.

Iago es la forma gallega del nombre latín del Apóstol: Iacobus. En español se traduce como Santiago o Jaime.

Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.