1/5

Habla con ellos

Considerando la edad de tu hijo, explícale lo que está pasando sin generarle mayor alarma. Algunos niños quizá ni siquiera sabían de la existencia de mascarillas o sólo las habían visto en la televisión. Explícales con un lenguaje sencillo y cercano qué es un virus y por qué el uso de la mascarilla es tan importante, pero también muéstrate dispuesto a escuchar y responder sus dudas, quejas y preocupaciones. Por ejemplo, a los varones, le puedes recordar que muchos de los superhéroes como el Hombre Araña o Iron Man usan máscara y que, aunque lo hagan mayormente para proteger su identidad, también los ayuda a protegerse de los virus y gérmenes.
2/5

Busca diseños divertidos

Es importante que los involucres en la decisión del diseño de su mascarilla y/o escudo facial (ya tú previamente habiendo evaluado que a nivel médico sean adecuadas). Trata de buscar algunas con sus personajes de caricaturas favoritos o por los menos que ellos escojan el color de la máscara que van a utilizar. Muéstrales opciones para que no sientan una imposición tan fuerte.
3/5

Practicar en casa

Es bueno que los niños usen primero la mascarilla en casa para que poco a poco se vayan adaptando. Un par de minutos al día, en intervalos, de manera que sea un cambio gradual (y preferiblemente mientras hacen alguna actividad divertida). Aunque la recomendación en muchos países sigue siendo el confinamiento, para aquellos que puedan y quieran salir con ellos a pasear, no es recomendable que la primera vez que usen la mascarilla sea fuera de casa, cuando están más expuestos a los riesgos, porque es normal que, aunque les hayas explicado la situación, les incomode, tiendan a estar tocándola o quieran quitársela. Cuando los niños son pequeños, lo ideal es que todos los miembros de la casa hagan lo mismo para que aprendan desde el ejemplo. Incluso, las primeras veces pueden jugar al doctor para hacérselos más entretenido o hacerles mascarillas a sus muñecos de peluche favoritos también.
4/5

Conviértelo en un proyecto de verano

Si no conseguiste una mascarilla de su personaje favorito o simplemente disfrutas de las actividades de manualidades, busca una sencilla que tu hijo o hija pueda decorar a su manera (sin afectar su efectividad, por supuesto) y háganlo en familia. No sólo tendrás una nueva actividad que le tome tiempo, sino que esa personalización de la mascarilla le brindará un poco de sentido de control y puede ayudarle a incorporarla en su rutina porque va a querer usar algo que hizo con sus propias manos. Puede ser algo tan sencillo como decorarla con pegatinas o, en el caso de las niñas, agregar un par de cintas en los extremos para hacerse también un lindo peinado que, además, mantenga a la máscara siempre en su lugar.
5/5

Una experiencia compartida

Tú debes ser el primer modelo a seguir usando la mascarilla de forma correcta. Pero también a muchos niños puede ayudarles ver cómo otros chicos de su edad también las usan. Les puedes mostrar fotos o hasta organizar una conferencia de Zoom con sus amigos del colegio donde todos la lleven puesta, muestren sus diseños y compartan anécdotas de su uso. Asimismo, busca siempre emplear un lenguaje positivo al hablar sobre las mascarillas. No recalques lo molesto de su uso constantemente, sino enfatiza lo importantes que son para mantenernos sanos.