1/10

Los “por favor” y los “gracias” de hoy

Sabemos que “por favor” y “gracias” son imperativos, pero pueden quedar algo desatendidos en nuestro mundo automatizado. Si los niños se están acostumbrando a hacer peticiones en dispositivos digitales como Alexa, quizás queráis sugerirles que incluyan un gracias y un por favor en su solicitud, aunque sea a un asistente virtual. Y aseguraos de reforzar estas expresiones sea cual sea la situación, ya sea al recibir un regalo o pasando una noche con los amigos.
2/10

Mostrar interés por los demás

Los niños tienen tendencia a ser un poco egocéntricos y desconsiderados a veces. Enseñen a su hijo o hija la importancia de interesarse por los demás y por las cosas que dicen. Anímenle a hacer preguntas a las otras personas; es algo que aprenderán con más eficacia cuando vean a los padres en acción en una conversación.
3/10

Vigilar los comentarios personales

En un mundo en que hay tantísimas personas que pueden compartir sus opiniones (deseadas o no) con la facilidad de un clic, entre todos los comentarios positivos y amables a menudo hay un torrente de críticas y comentarios crueles que hacen mucho daño. Hagan cumplir la regla de que vuestros hijos no digan nunca nada que no querrían que se dijera de ellos y ya estaréis marcando el buen rumbo. Refuercen la importancia de ser amable y eso debería ponerlos en el camino correcto.
4/10

Compartir con un corazón generoso

Los niños pueden ponerse un poco posesivos y reacios a compartir con los demás. Aseguraos de que vuestros hijos conocen la importancia de compartir sus juguetes, sus chuches o incluso sus ideas con los demás. No solo será una enorme lección de sacrificio, sino que también animará a sus hijos a darse cuenta de que forman parte de algo mayor que ellos mismos y su familia inmediata.
5/10

Proteger la limpieza de las palabras

Es probable que vuestro hijo oiga accidentalmente palabras malsonantes o blasfemias en la escuela o en la televisión o es posible que tengáis un familiar cuyo lenguaje es a veces menos que deseable. Insistid en que el lenguaje inapropiado es inaceptable. A medida que los niños vayan haciéndose mayores y vayan poniéndoos a prueba con pequeñas incursiones en el lenguaje adulto, quizás quieran introducir el “bote de los tacos”: la mera idea de perder su dinerillo por arriesgarse con algunas palabrotas quizás mantenga la situación a raya.
6/10

Ceder el sitio a los necesitados

A menudo hay quienes se quejan de que los niños (¡y también los adultos!) no ofrezcan inmediatamente sus asientos a los ancianos o a otras personas que pudieran necesitarlos. Insistan a sus hijos para que cedan su asiento cuando sea necesario y den con el ejemplo. Una idea que hay que estampar en los niños es que tienen que estar atentos a otras personas cuando estén en un espacio público, y no solo enterrar sus caras en sus móviles, libros o simplemente mirando por una ventana distraídamente.
7/10

Reconocer a las personas

Las pantallas pueden ser estupendas para educar a los niños y mantenerlos ocupados, pero vienen con una miríada de problemas que la mayoría de los padres ya conoce. Uno de esos  problemas es que si los niños están pegados a sus pantallas cuando alguien entra en la casa, quizás no levanten la cabeza para reconocer su presencia. No solo es un acto maleducado, sino que impide que los niños practiquen una de las gracias sociales más importantes: reconocer a los demás.
8/10

No interrumpir a los adultos (si no es absolutamente necesario)

Los padres están muy atentos estos días a intentar pasar más tiempo con sus hijos y, quizás, prestan demasiada atención a sus necesidades. Aunque es genial estar disponibles, es importante que los niños sepan que a veces no están en el centro de vuestra atención. Si están los padres charlando con un amigo y un niño llega corriendo exigiendo un helado, háganle saber que no es de buenos modales interrumpir a los adultos (a no ser que sea una emergencia) ¡ni tampoco ir exigiendo nada! Un poco de “disculpadme” y otro de “podría comprarme” obran maravillas.
9/10

Pulir los modales en la mesa

Con el aumento de hacer comidas delante de pantallas y de salir a comer fuera, muchos niños están perdiendo el arte de comportarse apropiadamente en la mesa. Enseñen a sus hijos a poner una mesa perfecta –aunque solo sea una vez a la semana– e insistan en que coman con unos modales impecables (obviamente, la escala de “impecabilidad” varía con la edad, así que modulad esas expectativas).
10/10

Preguntar antes de publicar

Existe un problema moderno relacionado con los medios sociales. Hay una serie de normas que vuestros hijos deberían respetar a la hora de usar su plataforma preferida. Asegúrense de que enseñan a sus hijos a no compartir noticias, imágenes o información de otras personas sin tener primero su consentimiento.