Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

1/4
Laus, Francia

En mayo de 1664, una joven pastorcita de nombre Benoîte Rencurel vio de repente una espléndida señora que tenía en brazos un niño. Estas apariciones duraron casi un año, aunque ella experimentó otras varias visiones en su vida. El mensaje principal de María era el de la penitencia y el de la conversión, reconciliándose con Dios y los unos con los otros. Las apariciones fueron reconocidas en 1665 por el obispo local y fueron aprobadas oficialmente por el Vaticano en 2008.
2/4
Rue du Bac, París, Francia

El 18 de julio de 1830, una joven monja de nombre Catalina Labouré experimentó una espléndida visión de la Virgen. Recibió otras varias visiones, que llevaron a la devoción popular de la Medalla Milagrosa, prometiendo muchas gracias a quien la llevara con devoción. Las apariciones fueron aprobadas oficialmente en 1836, y desde entonces están entre las más populares.
3/4
Siluva, Lituania

En 1608, un grupo de pequeños pastores tuvo una visión de una mujer que lloraba mientras tenía en brazos un niño. La Virgen estaba dolorida por el hecho de que los habitantes del pueblo hubieran perdido la fe católica. La mayor parte de ellos volvió a practicarla. Las apariciones fueron aprobadas oficialmente por el Vaticano el 17 de agosto de 1775.
4/4
Lezajsk, Polonia

En 1578, un leñador de nombre Thomas Michalek tuvo una visión de la Virgen en el bosque. La Virgen le pidió que construyera una capilla, diciendo: “He elegido este lugar. Aquí mi Hijo será amado y respetado, y todo el que invoque mi intercesión recibirá mi bendición”. El Papa aprobó personalmente la aparición en 1752.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.