5 / 7
Mientras el pelotón dispara, las últimas palabras del padre Pro son muy impactantes: “¡VIVA CRISTO REY!”. Este se convirtió en el lema de todos los cristeros, hasta el punto de que en las ejecuciones posteriores el ejército llegó a cortar la lengua de los mártires para que en el momento de morir no pudieran confesar a Cristo en voz alta.
+