4 / 7
Con los brazos extendidos formando una cruz, padre Pro eleva a Dios esta oración por sus verdugos: “Dios mío, ten misericordia de ellos. Dios mío, bendíceles. Señor, Tú sabes que soy inocente. Con todo mi corazón perdono a mis enemigos”.
+