Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

1/12

San Bernardo y su perro León

San Bernardo tenía un especial aprecio por un perro que le regalaron para cuidar de los malvivientes el hospicio en los Alpes Apeninos al que hospedaban los peregrinos. “León”, como le llamó, lo acompañaba en sus caminatas, el perro pronto comenzó a exhibir habilidades notables: rescataba viajeros perdidos en las montañas y encontraba personas enterradas bajo la nieve. De esta manera Bernardo notó que estos perros podían ser entrenados para encontrar y salvar a los peregrinos, y así nació esta raza que lleva su nombre.

[read_also art1="299118" /]

2/12

Santa Inés y los corderos

Inés era una bella joven proveniente de una noble familia romana. Tuvo varios pretendientes, a los que rechazó por declararse fiel amante de Cristo. Entre ellos se contaba el hijo del prefecto de Roma, quien la denunció a su padre por ser cristiana.

Fue juzgada y sentenciada a vivir en un prostíbulo donde, milagrosamente, permaneció virgen.

Se la representa con un cordero debido a la raíz de su nombre (Agnus, "cordero" en latín), el 21 de enero, día de su fiesta, se bendicen los corderos con cuya lana se tejerán los palios de los arzobispos.

3/12

Don Bosco y el “Gris”

Don Bosco tenía su mascota misteriosa que aparecía y desaparecía en su vida defendiéndolo de ataques de malvivientes o acompañándolo por calles considerablemente inseguras.

Este, su ángel guardián era un enorme perro gris, que en más de una ocasión lo salvo de un ataque inminente y que cuentan se siguió apareciendo hasta después de la muerte del santo, custodiando su salma.

4/12

El cura Brochero y su mula "Malacara"

San José Gabriel del Rosario Brochero, el “cura gaucho”, tenía una incansable mula como compañera en su misión. Se llamaba “Malacara”, y ni las tormentas, ni el calor, podían detener a este gran hombre de Dios con su mula en su gran afán en el rescate de las almas de una población serrana muy pobre y olvidada en Argentina, donde el alcoholismo y la violencia, hacían estragos en las familias.

5/12

Santa Olivia y las fieras

Olivia era una hermosa joven de la nobleza romana en la época de Diocleciano. Tenía trece años y era muy caritativa con los pobres y se ocupaba cariñosamente de los presos cristianos a los que exhortaba de permanecer firmes en la fe. Convertía a muchos paganos con la gran fuerza de la palabra, esto molestó a los vándalos que en ese momento ocupaban la Sicilia, de dónde era la santa, y al no poder martirizarla porque pertenecía a la nobleza, la abandonaron en el desierto en medio a los leones, serpientes y dragones, para que las fieras se encargaran de devorarla o para que muriera de hambre. Sin embargo las fieras se postraban delante de ella, y vivió tranquilamente por diversos años.

6/12

San Martín de Porres y los ratones

Un día aparecieron en el convento donde vivía Fray Martín Porres, una gran cantidad de ratones que molestaban constantemente a los frailes. Ellos se inventaron diversas trampas para combatirlos, pero no lograban atrapar a todos. Viendo la situación exasperante fray Martín atrapó a uno de ellos y le dijo: “Ratoncito ve, y di a tus compañeros que no molesten a nadie: que se vayan a vivir a la huerta, que yo los cuidaré y les alimentaré con cariño” y así lo hicieron.

7/12

San Francisco y el lobo de Gubbio

En la ciudad de Gubbio donde en ese momento moraba san Francisco, un feroz lobo atemorizaba a toda la ciudad devorando tanto animales como personas. Cuando el lobo se acercaba a la ciudad todos corrían atemorizados a esconderse. Entonces Francisco de Asís, movido por su compasión a los habitantes del lugar, buscó al lobo y lo exhortó en nombre de Cristo a no hacer más daño a nadie. Apenas el “pobrecito de Asís” trazó la señal de la cruz, el lobo cerró la boca, dejó de correr, se acercó mansamente, y se echó a sus pies. Conducido por Francisco hasta la ciudad, el lobo vivió en ella durante dos años comiendo de lo que la gente le daba hasta su muerte por vejez.

8/12

San Francisco Javier y el cangrejo

En 1545, san Francisco Javier estando en la zona de las Islas Molucas, se desata una gran tempestad que amenaza con hundir la frágil embarcación en la que el santo viajaba. Entonces se puso a rezar y echó su crucifijo al mar, atado con una cuerda, esta se rompió llevándose el crucifijo, pero el mar quedó tranquilo. Cuando pasaba el santo por la playa de otra isla, vio con gran alegría que un cangrejo enorme le traía el crucifijo.

9/12

San Benito y el cuervo

En muchas imágenes de san Antonio abad se le puede ver representado con un cuervo, que tiene en su pico un trozo de pan, esto se debe a un episodio en la vida del santo. Hubo una vez un sacerdote llamado Fiorenzo, que “instigado por el espíritu maligno y ardiendo de envidia por el progreso virtuoso del hombre de Dios” envió a San Benito un pan envenenado. Cuando llegó el momento de comer y consciente del engaño, San Benito ordenó a un cuervo que generalmente venía del bosque cercano, que recogiera el pan y se lo llevara muy lejos donde nadie lo pudiera encontrar. El cuervo lo agarró con su pico, lo levantó y se fue volando.

10/12

Los gatos de Santa Gertrudis de Nivelles

Santa Gertrudis de Nivelles, es la patrona de los gatos Vivió en Bélgica, por el siglo VII. Fue la fundadora y primera abadesa de Nivelles. En el siglo XV, no se sabe bien por qué, en los Países Bajos y en Cataluña comenzaron a invocarla contra las invasiones de ratas y ratones, por eso se la representa con ratones o con un gato (que son los primeros enemigos de las ratas)

11/12

Santa Eulalia y las ocas

Santa Eulalia vivió entre los siglos III y IV. Fue una mujer joven que murió virgen y mártir. Según diferentes tradiciones, nació en Mérida o en Barcelona.

Era una pastora y cuenta la leyenda que con la edad de 13 años, fue condenada a 13 martirios (uno por año) por negarse a renunciar a la fe cristiana en plena época romana.

Al final fue decapitada y cuando murió la gente vio salir de su boca una blanquísima paloma que volaba hacia el cielo que al ver los verdugos salieron huyendo. Por esta razón es considerada patrona de las aves.

12/12

San Roque y el perro

San Roque nació en Montpellier, al sur de Francia, hijo de una familia sumamente rica, sus padres murieron cuando el tenía 20 años, vendió todas sus posesiones, repartió el dinero entre los pobres y se fue como peregrino hacia Roma a visitar santuarios.

En ese tiempo estalló la peste del tifo en el país, muchos morían y san Roque se dedicaba a atender a los más abandonados hasta que él también contrajo la enfermedad.

Como no quería ser una carga se alejó en las profundidades de un bosque. Estando muy mal, lleno de úlceras y sin fuerzas, se acercó un perro que lo alimentó llevándole un pan cada día y lo cuidó milagrosamente.