4 / 8
La Catedral de Nuestra Señora de Strasburgo: Catalogado como monumento histórico en 1987, el reloj astronómico de Strasburgo es una verdadera obra maestra renacentista. Construido en colaboración con matemáticos, relojeros y un pintor, este reloj astronómico indica el movimiento de los planetas, los días, los meses, los años, pero también las fiestas recurrentes en un siglo y los eclipses. El mecanismo fue restaurado y mejorado en el siglo XIX por Jean-Baptiste Schwilgué y algunos elementos fueron añadidos. Lo que atrae principalmente la atención de los visitantes son las figuras que se mueven según las horas del día. Se puede ver un ángel que toca la campana, otro que gira un reloj de arena, los apóstoles que desfilan frente a Cristo, otros que pasan frente a la personificación de la Muerte o un gallo que despliega sus alas.
+