Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

1/9
EL SANTO SEPULCRO DE JERUSALÉN. Lugar de la tumba de Cristo, el santuario atrae cada año a millones de peregrinos venidos del mundo entero. Cada día, vienen a recogerse donde el cuerpo de Jesús habría reposado tras su Crucifixión. El santuario incluye también el Gólgota, donde Jesús habría sido crucificado. Compartido por armenios, ortodoxos y franciscanos, este santo lugar que recibe a peregrinos desde el siglo IV es en la actualidad objeto de importantes obras de restauración.
2/9
LA CASA DE LA VIRGEN DE ÉFESO. Este santuario, frecuentado tanto por cristianos como por musulmanes, está situado sobre la colina de Bülbül Dag, cerca de Éfeso, en Turquía. Según la tradición, este santuario fue construido sobre los vestigios de la casa de María. Fue allí donde, tras la crucifixión de su hijo, se habría refugiado en compañía de san Juan y donde habría permanecido hasta su Asunción.
3/9
LA BASÍLICA DE LA NATIVIDAD DE BELÉN. La basílica justiniana construida en el siglo VI fue edificada sobre un conjunto de grutas naturales de las cuales una habría servido de refugio para el nacimiento de Jesús. Hay que descender al nivel de la cripta para poder rezar sobre el lugar del nacimiento de Cristo.
4/9
LA GRUTA DE LA LECHE DE BELÉN. Cerca de la basílica de la Natividad se encuentra la Gruta de la Leche, lugar donde la Virgen habría amamantado al Niño Jesús. La roca de la gruta, muy frágil, se deshacía a polvo y era transformada en pequeños bloques que se repartían entre los fieles. La leyenda cuenta que la Virgen, al dejar caer algunas gotas de leche, habría vuelto la roca así de blanca y frágil. Numerosas mujeres, cristianas, judías y musulmanas, vienen aquí a rezar para obtener milagros relacionados con la maternidad.
5/9
LA CUEVA DE ELÍAS EN EL MONTE CARMELO. Venerada por las tres religiones monoteístas, la cueva de Elías, en Haifa, Israel, pertenece a los judíos. En el libro de Reyes, Elías desafía a los profetas de Baal en el altar del monte Carmelo para determinar qué divinidad es el dios del reino de Israel (Primer libro de los Reyes, 19). Con la ayuda de Dios, Elías sale victorioso y mata a los sacerdotes de Baal antes de refugiarse en una cueva para escapar de la cólera del rey de Israel, Ajab. En la Edad Media, los monjes ermitaños cristianos se instalaron en el lugar de la gruta e imitaron la vida solitaria del profeta fundando, en el siglo XII, la orden del Carmelo.
6/9
LA ENCINA DE MAMBRÉ. La encina de Mambré o Mamré es el lugar donde Abraham se encontró con Dios y supo del futuro nacimiento de su hijo Isaac con su esposa Sarah (Génesis 18,1). Partícipe de este momento clave entre Dios y Abraham, la encina junto a la ciudad de Hebrón, en Cisjordania, es venerada desde hace siglos. Ya en el siglo XIX, el árbol era conocido en el mundo entero aunque, según los científicos, su edad no se remonta a la época de Abraham. Largo tiempo bajo la responsabilidad de la Iglesia ortodoxa rusa, la encina recibía a muchos cristianos rusos que acudían en peregrinación. Aunque el árbol fue declarado muerto en 1996, sigue estando visible gracias a unos brotes surgidos en 1997.
7/9
LA TUMBA DE RAQUEL. Considerada uno de los grandes lugares santos judíos, la tumba de Raquel es visitada también por las tres religiones desde la Edad Media. Situada cerca de la ciudad de Belén, en Cisjordania, esta tumba honra a Raquel, mujer de Jacob, que, en el Antiguo Testamento, murió al dar a luz a Benjamín (Génesis 35,19-20). Es frecuentada por peregrinos cristianos desde los mismos inicios del cristianismo.
8/9
LA TUMBA DE SAN JORGE DE LYDDA. Nacido en el siglo IV d.C. en una familia cristiana, san Jorge salvó la ciudad de Beirut de un dragón y, de paso, a la hija del rey. Fiel a su fe, murió decapitado como mártir. Rápidamente venerado en Oriente y Occidente, su cuerpo fue enterrado en Lydda, Palestina, donde Constantino elevó un oratorio sobre su tumba.
9/9
EL MURO DE LAS LAMENTACIONES DE JERUSALÉN. El muro de las Lamentaciones constituye uno de los lugares más importantes de Israel, donde judíos del mundo entero acuden a rezar y recogerse durante todo el año. Este muro es un vestigio del segundo templo de Jerusalén, reconstruido y embellecido por Herodes a partir del siglo I a.C. Para los cristianos venidos a Jerusalén en peregrinación, este muro tiene también mucha importancia: sigue siendo uno de los vestigios del templo que frecuentó Jesús. El último día de su peregrinación ecuménica a Oriente Próximo, en mayo de 2014, el papa Francisco se recogió ante el muro para rezar y deslizar un mensaje entre sus rendijas.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.