1/10
Karol Wojtyla vivió en este estudio en los años 1951-1958. Trabajó allí (en particular, su tesis de investigación sobre el pensamiento del filósofo Max Scheler), rezaba allí, pero también estaba acostumbrado a recibir a sus amigos que venían a verlo inesperadamente o a muchos estudiantes de los que era capellán.
2/10
Karol Woltyla usó esta máquina de escribir durante sus estancias en Roma en los años 1967-1978. Al lado del escritorio, su gramófono: al futuro papa le gustaba escuchar música, especialmente música clásica, pero también era fan de la música folk de montaña de los Tatras y la música sacra contemporánea.
3/10
En esta foto, Karol Wojtyla está rodeado por los estudiantes de los que era capellán. Más tarde, muchos jóvenes serían acompañados por él en su preparación para el matrimonio (años 50).
4/10
Este rincón de oración que consiste en un reclinatorio, un pequeño escritorio y una silla muy sencilla, revela cómo Karol Wojtyla, el futuro santo, era un verdadero "hombre de oración". Oraba mientras trabajaba y trabajaba mientras oraba.
5/10
En esta pequeña maleta negra se encuentran todos los elementos esenciales de las excursiones de Karol Wojtyla a las montañas: primero como cardenal y luego como papa.
6/10
Las primeras páginas del libro "Amor y responsabilidad", una enseñanza sobre el cuerpo, la sexualidad y la belleza del amor del hombre y la mujer en el plan divino.
7/10
Primera edición del libro "Amor y responsabilidad" de Karol Wojtyla publicado en 1960 con una dedicación escrita a mano dirigida al Arzobispo de Cracovia, Mons. Baziak.
8/10
El misal de Karol Wojtyl recibido, como lo especifica en su nota escrita a mano, durante la audiencia del Papa Pablo VI en el Vaticano, el 12 de noviembre de 1977.
9/10
Las gafas del cardenal Wojtyla en sus homilías escritas en la década de 1970.
10/10
La mitra y la casulla del cardenal Wotyla. El bordado de la casulla recuerda la enseñanza sobre el cuerpo, la sexualidad y la belleza del amor del hombre y la mujer en el plan divino. El futuro santo estaba particularmente apegado a él (1970).