5 / 10
Gérard Jollain, La plaga de las ranas, grabado publicado para “La Santa Biblia, con el Antiguo y el Nuevo Testamento (…)”, 1670 © Wikimedia Commons. La rana: después de que las aguas del río se convirtieran en sangre, “las ranas subieron hasta cubrir el país” (Ex 8,1-25) y fueron así la segunda plaga de Egipto. Las siguieron otros animales: mosquitos, tábanos, langostas… La rana es una plaga, un animal impuro. Aparece de nuevo en el relato del Apocalipsis: “Después vi que salían de la boca del Dragón, de la Bestia y del falso profeta tres espíritus impuros, semejantes a ranas” (Ap 16,13).
+

© Wikimedia Commons