5 / 14
En Nida puede verse un gran paseo con casitas de madera pintadas de colores. Las más bonitas pertenecieron a los dirigentes del Partido Comunista, que mientras disfrutaban de estas maravillosas residencias veraniegas, obligaban a la población a vivir en casas comunitarias como los edificios Breznev (de puro hormigón, sin baño y sin comedor particulares, para que se destruyera la familia).
+

© Shutterstock-JuliusKielaitis