1/5

Los monjes medievales pasaban el Adviento orando y trabajando

2/5

Las ruinas de la abadía de Rievaulx en el norte de Inglaterra

Antes de que Enrique VIII disolviera los monasterios en 1538, Rievaulx era uno de los monasterios más grandes y ricos, con 140 monjes y hasta 500 hermanos legos.
3/5
Durante todo el año, el día de un monje medieval se dedicaba principalmente al trabajo manual y a la oración. La Navidad no era diferente, aunque los días más cortos hacían que pasaran menos tiempo haciendo ambas cosas.
4/5

Navidad en la abadía de Rievaulx

Además de los ocho oficios diarios, que empezaban a las 3:30 a.m., había tres misas el día de Navidad: Misa de medianoche, Misa al amanecer y Misa del día, también conocida como Misa Solemne. Los monjes también escucharían un sermón en su sala capitular por la mañana.
5/5

La abadía de Rievaulx hoy

Las ruinas de la abadía de Rievaulx son un popular destino turístico y están abiertas a los visitantes de 10 a.m. a 4 p.m. los sábados y domingos. Hay recorridos en audio disponibles para acompañar a uno a través de las ruinas. Un museo exhibe objetos que cuentan la historia de la antigua Abadía.