1/12

Ha aumentado el uso de pantallas.

Según el estudio, casi la mitad de las familias con hijos (el 48%, en concreto) han comprado algún dispositivo.

Uno de cada dos padres y madres que ha adquirido una pantalla nueva lo hizo para que sus hijos pudieran seguir las clases online (49% de los entrevistados). El segundo motivo más citado es poder trabajar (29%). El tercero, el ocio digital (20%).

Los padres y madres valoran más en positivo lo digital. El 63% de los padres y madres afirma tener una mejor opinión de las series y películas on line durante este tiempo sin salir de casa. El 54% de los entrevistados afirma tener una opinión acerca de internet más positiva que antes del confinamiento. También valoran mejor los grupos de WhatsApp (52%), las pantallas y la tecnología digital (47%). En último lugar aparecen las redes sociales (45%).

El ocio digital ha aumentado. De lunes a viernes, los hijos más pequeños han dedicado casi 4 horas diarias al uso de pantallas, un 76% más que antes del confinamiento. Este crecimiento es ligeramente superior al experimentado por los hijos mayores: 68% más que antes del encierro en casa por el COVID-19, hasta llegar casi a las cinco horas diarias.

En fines de semana, se ha incrementado en un 36% en el caso de los hijos menores, hasta llegar a las 4,5 horas diarias, y en un 33% en el caso de los hijos mayores, hasta las 5,3 horas.
2/12

El teletrabajo es una experiencia positiva para conciliar.

Más de la mitad de las familias con hijos en España, el 56%, han teletrabajado durante el confinamiento.
A pesar de la excepcionalidad de las circunstancias, la experiencia ha sido positiva para la mayoría; concretamente, para el 78%. Ha sido ligeramente mejor para las madres que para los padres (84% frente a 73%, respectivamente), y en las familias con hijos más pequeños.

El 84% de los padres y madres creen que las pantallas les han ayudado a conciliar familia y trabajo. En el caso de padres con hijos pequeños, el 100% de los encuestados afirmó que las pantallas les ayudaron.

El 80% de las familias creen que las empresas fomentarán el teletrabajo una vez que se ponga fin a la crisis sanitaria. La opinión de padres y madres en este sentido coincide.
3/12

Relación entre padres e hijos.

La mayoría de los padres y madres entrevistados (59%) piensa que está más unido a sus hijos que antes del inicio del confinamiento. El 37% afirma que la relación no ha cambiado, y únicamente ha empeorado en el 4% de los casos.

Los padres piden pocas veces ayuda a los hijos, que se manejan mejor. El informe señala que solo uno de cada cuatro padres o madres pide ayuda a sus hijos con frecuencia acerca del uso de internet.

Seis de cada diez padres y madres (59%) afirman tener una opinión más positiva de la educación online que antes del inicio del confinamiento.

El 85% de los padres y madres entrevistados opina que a partir de ahora se hará un uso mayor de la tecnología en el entorno escolar.

Para el 83% lo sucedido conllevará un mayor conocimiento en el funcionamiento de las nuevas tecnologías.

El 77% considera que la situación actual llevará a una actualización del profesorado.
4/12

Relaciones de pareja.

El 45% afirma que el confinamiento le ha ayudado a estar más unido a su cónyuge o pareja. Un 41% dice que no ha habido cambios, y el 7% afirma que ha empeorado.
5/12

Más beneficios que riesgos.

Dos de cada tres familias (67%) afirman que, tras el confinamiento, los beneficios derivados del uso de las pantallas en el entorno familiar han sido superiores a los riesgos.

Pero en este punto el informe señala que las pantallas "no se han convertido en meros sustitutos digitales de muchas actividades tradicionales. En cierto modo han cobrado “vida propia”, introduciendo nuevos retos, descubriendo nuevas posibilidades y, sobre todo, convirtiéndose en aliados importantes de las familias durante el confinamiento".

El 85% de los padres y madres opina que las pantallas han creado nuevas oportunidades para hacer cosas con sus hijos.

Tres de cada cuatro padres y madres opinan que, durante el confinamiento, las pantallas han sido una fuente de aprendizaje constante, además de una oportunidad para distraer a sus hijos mientras ellos trabajan.
6/12

Más comunicación exterior y solidaridad.

Las llamadas, los mensajes y videollamadas han hecho un poco más llevadero el confinamiento.

Más del 75% considera que las pantallas han abierto una ventana al exterior; gracias a ellas, ha habido mayor comunicación con familiares y amigos.

Uno de cada dos padres y madres considera que las pantallas han creado nuevos cauces de solidaridad en su entorno más cercano.
7/12

Educación digital y normas.

El 67% de los padres y madres en España con hijos creen que la etapa del confinamiento les ha permitido enseñarles a hacer un uso más saludable de los dispositivos. En especial esto ocurre con hijos no adolescentes, según revela el estudio.

Dos de cada tres padres y madres han mantenido las reglas que tenían antes del confinamiento, aunque una ligera mayoría ha optado por flexibilizar su cumplimiento ante lo excepcional de la situación.

Un 30% ha introducido nuevas normas y ha supervisado más lo que sus hijos hacen con los dispositivos móviles. Solo un 4% afirma haber eliminado las pantallas por completo durante este tiempo.
8/12

¿Saben los padres que hacen sus hijos en internet?

El 81% afirma que conoce bastante acerca de la actividad digital de sus hijos, catorce puntos más que antes del inicio del confinamiento (67%).

Un 30% de los padres y madres ha descubierto cosas que hacen sus hijos con los dispositivos que antes no conocían.

Uno de cada dos padres y madres con hijos adolescentes afirma que frecuentemente habla con ellos sobre las experiencias de estos en internet. Y, en un 30% de los casos, sus hijos adolescentes les piden consejo con frecuencia sobre cómo actuar en redes sociales y otras aplicaciones online.
9/12

Muy pocos adolescentes cuentan sus malas experiencias.

Solo un 12% de los adolescentes recurre con frecuencia a los padres y madres para contarles alguna mala experiencia online, y un 32% afirma hacerlo a veces. Más de la mitad (53%) no lo ha hecho nunca o casi nunca.
10/12

Conflictos causados por la pantalla durante la cuarentena.

Uno de cada dos padres y madres (51,8%) reconoce que las pantallas han contribuido al aislamiento de los miembros de la familia.

Un 24,2% de los entrevistados afirma que las pantallas han aumentado los conflictos con sus hijos.

El 38,2% de los padres y madres reconoce que las pantallas le generan dependencia y necesita crear hábitos de desconexión.
11/12

Peligros que detectan los padres.

En el informe se señalan los peligros a los que más temen los padres y madres, de mayor a menor importancia para ellos:

La relación con desconocidos.
El acceso a contenidos inadecuados.
El ciberacoso.
La dependencia o adicción a las redes.
La cesión de datos personales.
La sobreexposición de la imagen de los menores.

En la lista de preocupaciones, aparece en octava y última posición las fake news.

En esta edición del estudio se pregunta por primera vez acerca de las fake news. El 30% de los hijos habla con frecuencia con sus progenitores sobre este tema; un 41% lo hace a veces y un 15% lo ha hecho alguna vez. El 12% afirma que nunca han hablado con sus hijos de las noticias falsas que circulan por la red.
12/12

Efectos negativos en la salud.

La vista: Al 63% de los padres y madres entrevistados les preocupa bastante el deterioro que se pueda producir en la salud ocular.
El insomnio: Casi uno de cada dos (46%) se muestra muy preocupado por el insomnio que puede producir el uso de las pantallas.
Daños emocionales: El 40% de los entrevistados se muestra preocupado también por el empobrecimiento emocional que puede conllevar el mal uso de las pantallas, como la falta de empatía o la superficialidad.
El acortamiento de la infancia o el fracaso escolar fruto de un uso no adecuado de las pantallas preocupan en menor medida; una de cada tres personas entrevistadas piensa que les puede afectar mucho.
La baja autoestima y la depresión son los efectos negativos menos probables en los hijos, en opinión de los padres y madres.