11 / 12
JAPÓN Nuestra Señora de Akita. En 1973, una herida en forma de cruz apareció en la palma de la mano izquierda de la hermana Inés. Después de eso, la monja oyó una voz que provenía de la estatua de la Bienaventurada Virgen María en la capilla donde ella estaba rezando. Nuestra Señora habló con la hermana Inés algunas veces y le dio mensajes. Después de eso, algunas de las hermanas notaron gotas de sangre fluyendo de la mano derecha de la estatua, sudor en la cabeza y cuello y empezó a llorar, en intervalos intercalados.
+

© SICDAMNOME/Wikipedia | CC BY-SA 4.0