7 / 7
7ª edad de oro: Nuestras bodas de oro y la llegada de la vejez.

Llego el otoño de nuestras vidas, pero nuestro amor se sigue sustrayendo más que nunca a todo lo cíclico, por lo que no nos importan las arrugas, la calvicie, falta de dientes o el alejarnos de todos los logros humanos y demás.

Hemos envejecido biológicamente porque estamos corporalmente en el tiempo, pero nuestro amor, al que no lo mide el tiempo, tiene ya sabor de eternidad.

+

© Rawpixel.com - Shutterstock