1/12

En los bancos

Durante generaciones, el caballo “banquero” ha habitado los arenosos bancos de la costa, soportando inviernos fríos y húmedos, veranos abrasadores y huracanes.
2/12

El “cementerio del Atlántico”

Con los cambiantes bancos de arena en la costa de los Outer Banks, esta sección de 100 millas de la costa de Carolina del Norte se ha cobrado más navíos y marineros que cualquier otro lugar en Estados Unidos.
3/12

Amor... con compañía

Una yegua y un semental se cortejan mientras una garceta los acompaña y les da su aprobación.
4/12

Juguetones

Una yegua juguetona se rasca la espalda contra gruesa hierba, para incordio de las permanentes moscas.
5/12

Agua

El agua es una preocupación para los caballos banqueros. Sin fuentes naturales, los caballos dependen del agua de lluvia que se acumula en las cuencas. Durante los periodos sin lluvia, literalmente excavan en busca de agua y llegan a crear agujeros de hasta metro y medio para alcanzar el agua fresca esencial para su supervivencia.
6/12

Vegetación

Los banqueros sobreviven principalmente a base de hierba gruesa, barrón, juncos y avena del mar que cubren escasamente las islas de barrera.
7/12

Un semental, un superviviente

Un caballo macho de la manada. El caballo mantiene muchas de las características del mustang español, a excepción del peso, disminuido por la pobre alimentación. Eso sí, igual de majestuoso.
8/12

Un potro

Un joven macho banquero pasea cerca de su manada. Pronto desafiará a otros machos para convertirse en líder de la manada.
9/12

El problema del agua marina

Ocasionalmente, cuando el agua de lluvia escasea, los banqueros recurren a beber agua de mar, lo cual causa una distensión en sus estómagos.
10/12

Descanso

Si observamos la manada, hay momentos en que los caballos se detienen y permanecen de pie, descansando quietos durante lo que parece una eternidad. Qué caballo determina este momento es un misterio.
11/12

El problema con las garcetas

Un macho que ha permitido que una garceta repose en su espalda lleva la marca de su compañera de viajes.
12/12

Siempre adelante

El semental y su yegua pastan al atardecer en los bancos de los Outer Banks, como han hecho sus ancestros durante 500 años… y como harán en los próximos 500 años.