Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

1/9

Centro correccional de Clinton en Dannemora, Nueva York

Dentro de los muros de esta prisión de máxima seguridad se encuentra la hermosa Iglesia de San Dimas, que ha estado sirviendo a los reclusos durante casi 80 años.
2/9
El gángster "Lucky" Luciano (1897-1962) estuvo preso en Clinton en la década de 1930 y donó roble rojo para los bancos de la Iglesia.
3/9

La Iglesia del Santo Ladrón, San Dimas, dentro de la Instalación Correccional Clinton

La construcción de la iglesia comenzó en 1939, después de que el capellán de la prisión considerara que el auditorio de las instalaciones "no era adecuado" para las necesidades de los reclusos.
4/9
El obispo de Ogdensburg, Terry LaValley, y el diácono Frank Bushey, capellán de la prisión, con los presos bautizados y confirmados en enero.
5/9

El obispo Terry LaValley bautiza a un recluso.

6/9
Los reclusos también se desempeñan como lectores y músicos. En la imagen, el obispo es asistido por el capellán católico que sirve en la instalación, el diácono Frank Bushey.
7/9
"Es realmente una iglesia hermosa, y la gran mayoría de la población nunca la verá", dijo el diácono Frank Bushey el pasado enero una ocasión de la visita del obispo de Ogdensburg Terry LaValle para bautizar a cuatro reclusos y confirmar otros diez.
8/9

Vidriera de la Iglesia del Buen Ladrón, San Dimas

9/9

Una gruta de Lourdes dentro de los muros de la prisión

Una gruta de Lourdes ubicada fuera de la iglesia. La estructura se dedicó en 1941 y se agregó al Registro Nacional de Lugares Históricos en 1991.