3 / 3
3. Agregar el sentido lúdico a la rutina

Muchas veces no dará tiempo de hacer un juego organizado, o nuestros hijos son tan pequeños que no entienden todavía un juego complejo. Existen muchas maneras de introducir el juego en la rutina familiar: podemos jugar a adivinar a qué hora exacta llegaremos a la escuela, y el que se acerque más gana el premio.

Podemos hacer competencia de quien recoge más rápido su habitación, o podemos adivinar nombres de las canciones mientras vamos en el auto. Cualquier tarea de la rutina diaria se puede convertir en un juego si le agregamos creatividad.

+

© Fizkes - Shutterstock