1/5
Desde su llegada a Venecia en el siglo XVII, mantuvieron un huerto cerca de la iglesia de Santa María de Nazaret.
2/5

St. Teresa of Avila

Su obra más trascendental, Castillo Interior (o Las moradas), ofrece una perspectiva imaginativa sobre cómo llevar una vida plena en comunión con Dios. La Orden de los Frailes Carmelitas en Venecia, Italia, ha creado un “Jardín Místico” con siete lechos de flores, cada uno en representación de una de las moradas del Castillo Interior de santa Teresa.
3/5
Los frailes carmelitas de Venecia representaron la primera “morada” con un sencillo y humilde césped.
4/5
La cuarta morada del Castillo Interior de santa Teresa representa la capacidad para experimentar la esencia sobrenatural de Dios, simbolizada por la vid.
5/5
La séptima y última morada del Castillo Interior de santa Teresa representa la unión con Dios y se simboliza con árboles frondosos.