1/10

Un jardín blanco del Espíritu Santo

Un jardín dedicado al Espíritu Santo sería todo blanco, con la característica añadida de que parece resplandecer en la oscuridad. Dispón las plantas según sus texturas en grandes grupos para crear un mayor efecto y varía según la estación de floración. Podrías usar la hortensia Hydrangea arborescens de mediados a finales de verano, el eléboro blanco para el comienzo de la primavera, y lirios y un surtido de flores anuales para el resto del año.
2/10

El aliento de Dios en suaves brisas

Un jardín dedicado al Espíritu Santo sería todo blanco, con la característica añadida de que parece resplandecer en la oscuridad. Dispón las plantas según sus texturas en grandes grupos para crear un mayor efecto y varía según la estación de floración. Podrías usar la hortensia Hydrangea arborescens de mediados a finales de verano, el eléboro blanco para el comienzo de la primavera, y lirios y un surtido de flores anuales para el resto del año.
3/10

Honrar a los tres arcángeles

En la tradición católica, honramos a los tres arcángeles, cada uno de ellos simbolizado por un color. A san Miguel arcángel se lo asocia con el dorado o el naranja, así que podrían usarse amapolas.
4/10

San Gabriel

El color de san Gabriel es el plateado o el azul y la aromática lavanda tiene ambos colores.
5/10

San Rafael

Para san Rafael, que se simboliza con el amarillo, podrías usar una rosa. ¡Puedes usar cualquier planta que se ajuste a tu zona de rusticidad!
6/10

Usar la Biblia como guía

En la Biblia se mencionan muchas plantas, desde la diminuta semilla de mostaza hasta el árbol gigante del abeto y, por supuesto, la vid. La higuera, que se menciona a menudo, es un árbol frutal precioso para un jardín. Sus grandes y ricas hojas venosas que se vuelven doradas en otoño, la forma intrincada de sus ramas y su delicioso fruto ofrecen un reflejo de las bondades de Dios para todas las estaciones.
7/10

Romero

El romero es una hierba aromática —que crece en cuantiosos arbustos en Tierra Santa— que habría estado presente en la Natividad. Era un artículo común en el hogar, como nuestro jabón para platos, y se usaba con la ropa de cama para ahuyentar los insectos. San José, tras vivir tanto tiempo soltero, habría sabido de la utilidad de añadir unas ramitas al pesebre para proteger al niño Jesús. María habría puesto a secar las ropas familiares sobre ramas de romero para que los aceites aromáticos fueran absorbidos por las prendas, también para proteger de los bichos.
8/10

Plantas de leyendas cristianas e historia del arte: amapola

La amapola roja es una flor que representa la Sangre de Cristo. El rojo es también el color de los mártires.
9/10

Plantas de leyendas cristianas e historia del arte: hiedra

La hiedra representa a “Aquel a quien nos aferramos”, a Dios mismo. La hiedra también se usa en las bodas por la misma razón: esposo y esposa se aferran juntos y, juntos, a Dios.
10/10

Plantas de leyendas cristianas e historia del arte: rosa cuaresmal

Algunas plantas contienen un significado especial debido al tiempo en que florecen. Una de ellas es la rosa cuaresmal u eléboro oriental, que florece antes de la Pascua.