1/8

Kristina Barnett y su hijo Jacob.

2/8

A los 11 años Jacob entraba en la Universidad.

3/8

El diagnóstico de autismo no le ha impedido una gran carrera científica.

4/8

Jacob en una biblioteca universitaria.

5/8

Acompañado de su madre y otra familiar.

6/8

¿Estamos ante un futuro premio Nobel?

7/8

En la Universidad, con compañeros y autoridades académicas.

8/8

La madre de Jacob supo enfocarse en los aspectos positivos de su hijo para ayudarle.