1/10

Al principio es posible rezar sencillamente un Padre Nuestro.

2/10

Si decides hacer una donación a una asociación particular también puedes orar por su labor. Será también una buena manera de apoyarla.

3/10

¿La oración de la noche es ya una costumbre familiar?

4/10

Ahora es la ocasión de introducir en la mañana una breve ofrenda de la jornada en torno a la mesa del desayuno.

5/10

¿Y si instalas un rincón de oración en casa?

6/10

El sábado por la noche puede ser también una ocasión para una lectura del Evangelio dominical que conduzca a un auténtico acto de compartir con preguntas, respuestas y debates.

7/10

¿Por qué no prepararse interiormente para la misa del domingo y/o acudir a alguna vía streaming?

 

 
8/10

Leer los Salmos, proponer una lectura del día en voz alta. Pequeños y mayores pueden comprender que se preparan para una de las citas más importantes.

9/10

Con los más pequeños, es posible retomar los cuentos nocturnos, pero extraídos de las vidas de los santos o de la Biblia.

10/10

Podemos bendecir la mesa en cada comida y dar las gracias por tener alimento en el día de hoy