3 / 6
Manualidades y costura.
Los trabajos manuales o la costura han podido ser una actividad habitual en el periodo de vacaciones, es un pasatiempo que nos relaja y estimula la creatividad. Sin embargo, en este momento es vital para volver a sentarnos y recuperar el hábito de trabajo. Es una forma fácil y divertida de volver a fijarnos en los detalles, en las cosas bien hechas, en las combinaciones de colores o texturas y, sobre todo, de volver a utilizar las manos y trabajar la psicomotricidad fina. Los hilos, las tijeras, el pegamento, las cartulinas o lo papelitos de distintas texturas se volverán a usar a lo largo del curso e ir practicando nos vendrá muy bien. Es la manera, sin enterarnos, de volver al papel y a la creatividad. De crear o decorar objetos que podemos usar en la vuelta al cole, algo que también puede servirnos de estímulo. Actividades todas, que nos ayudan sin esfuerzo, a pasar más tiempo en calma, concentrado y trabajando la mente para volver a la rutina tras el relax veraniego.
+

© Shutterstock