¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

1/11

El cristal, gran aliado

La transparencia ayuda a que el hogar sea luminoso y ganemos en espacio. Además, el cristal es reciclable y evitamos el uso de plásticos innecesarios. La combinación de cristal y agua da vida a la casa. Puedes emplearlo en la cocina, en el salón, el comedor o el vestíbulo. También en la mesilla de noche del dormitorio. La presencia de cítricos estimula la jovialidad y la alegría. No es necesario que estemos en invierno para verlos, basta con emplear agua natural.
2/11

Recupera lo antiguo

¿Tienes un azucarero de los abuelos o un recipiente de caramelos que ya no usas? Sácale partido guardando los frutos secos. El cristal hace que se conserven mejor. Además, con sus tonos marrones naturales aportan tranquilidad al ambiente. No será necesario que estén en el armario, pueden quedar a la vista o sirven como presentación en la mesa.
3/11

Tu pequeña despensa

Tengas o no huerto en casa, anímate a disponer de una pequeña despensa. Con el cristal (nuestro gran aliado) todo queda a la vista y es fácil encontrar las cosas. A su vez, se conservan espléndidamente o bien en la nevera o fuera (si están cerrados herméticamente). Lánzate a hacer tomate frito en conserva, mermelada de frutas del tiempo, cebolla caramelizada, escalivada, hummus, paté, melocotón en almíbar... Ordena los botes por colores, pesos o tamaños, según te convenga.
4/11

El blanco te da luz

Un truco muy sencillo: si quieres que tu casa tenga un aire minimalista, procura que tenga luz natural. Además, intenta que los objetos sean blancos. Además, puedes jugar con la versatilidad de los objetos para no tener que comprar nada más. Un macetero puede servir para guardar los cubiertos de cocina o los lápices y bolígrafos, por ejemplo. Por supuesto, también para poner una planta, que puede ser un sencillo potus (es fácil de cuidar y va bien en interiores).
5/11

Cálida madera

La madera aporta calidez al hogar. Va bien con todo por sus tonos naturales y neutros. Deja que luzca la mesa, la silla o la estantería. En la cocina es mejor no tener utensilios de madera para prevenir incendios, dicen, pero si eres cuidadosa y aprecias el sabor de los alimentos, no está mal emplear un frutero, cuchara para los fogones y tabla de cortar. Junto con la madera, también te valdrá la tela de saco: es recia y sirve como individual o como protector de mesa para que esta no se raye. También puedes hacer unos posavasos.
6/11

Nada a la vista

Si quieres un comedor minimalista, deja las paredes con pintura de un solo color, en tonos neutros a poder ser, o bien empapela con un papel que tenga textura. Quita armarios de piezas de vajilla y "pongos", pinturas de bodegones y lámparas de lágrimas (así de paso ahorras un precioso tiempo de limpieza). En la imagen puedes ver una mesa con las patas a la vista (da sensación de más espacio que si colocas mantel con faldas), sillas y como único elemento añadido un móvil. Al estar suspendido en el aire da idea de ligereza. Por otra parte, la variedad se puede expresar en los colores del suelo (madera, mosaico, alfombras...) pero no busques nada que rompa la armonía.
7/11

Una desnudez estudiada

Madera a la vista (semipulida, con sus rugosidades) en la mesa con servilletas de algodón dobladas de forma rectangular, cubiertos que podrían tener mango de madera, una ramita de hierba (puede ser espliego), canela... y todo atado con un cordel  y un sencillo nudo o lazo. Es una forma simple pero cuidada de recibir en casa. Los materiales naturales nos hacen más entrañable el momento de las comidas e invitan a una buena sobremesa.
8/11

Luz y taquígrafos

Si dispones de mobiliario de poca calidad y quieres dar un aire renovado y minimalista a la casa, la pintura blanca es tu gran solución. Pinta la mesa, las paredes y los muebles de un blanco reluciente (mejor si es pintura lavable). Verás qué cambio, tanto si dispones de luz natural y ventanas como si necesitas iluminación artificial. Habrás ganado en metros cuadrados y esta solución te permitirá más versatilidad en las funciones que otorgas a cada mueble: puedes tener un comedor, sala de reuniones y salón 3 en 1.
9/11

Como en una nube

Simplifica la habitación dejando en los armarios solo lo que necesitas. Despréndete de lo que no vas a usar. Para la cama puedes utilizar una funda nórdica blanca o de color claro y neutro (vainilla, hueso...) o bien una colcha de algodón piqué. Recoloca tus cajones bajo la cama, de modo que no queden a la vista.
10/11

Todo lo necesario

El minimalismo es una de las mejores soluciones para casas con pocos metros cuadrados. En una misma habitación puede encontrarse tu dormitorio y tu lugar de trabajo. Aunque esto no es lo más recomendable para la salud psíquica porque no ayuda a descansar, el minimalismo te permite aprovechar el espacio y simplificar tus posesiones hasta lo estrictamente necesario. Blanco  y tonalidades grises (piedra, marengo...) crean volúmenes y señalan usos diferentes del espacio. Además, es una combinación de colores que puede gustar a todo tipo de personas.
11/11

Espejos

Hazte con un espejo de grandes dimensiones y colócalo de forma que te amplifique visualmente el espacio. Estudia si es mejor luz led blanca o amarilla. Crea puntos de luz pequeños pero que subrayan alguna zona u objeto. Coloca los objetos y muebles de modo que con un solo golpe de vista lo encuentres todo y no se interponga nada.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.