Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

1/9

Parroquia de la Transfiguración del Señor

La iglesia parroquial de Ibi esta dedicada a la Transfiguración del Señor. Su interior es bellísimo. En la plaza del exterior hay una gran imagen de la Virgen de los Desamparados, ante la que desfilan las comparsas de las fiestas de moros y cristianos. Ibi cuenta también con una ermita dedicada a Santa Lucía, cuyas fiestas se celebran en torno al 13 de diciembre.
2/9

El camión de muchos niños

Qué niño no ha jugado en el suelo de la calle y de casa con un camión. Este que muestra el Museo del Juguete es el que fabricó Gozán en 1952. Incluía una grúa, que despertaba la imaginación del pequeño: construía carreteras, levantaba edificios, trasladaba coches...
3/9

Monumento a los Reyes Magos

El pueblo de Ibi tiene un cariño especial a los Reyes Magos, que tantas alegrías llevan a los hogares cada noche del 5 de enero en recuerdo de la Adoración al Niño Dios (cuya fiesta es el día 6). Hay un monumento donde pueden verse las figuras de Melchor, Gaspar y Baltasar con la estrella de Belén y unos niños.
4/9

Trenes de hojalata

A comienzos de siglo, los juguetes que más triunfaron estaban fabricados con hojalata. El de la imagen es una locomotora y un vagón de la casa Rico, que fueron construidos en 1926. Es una antigüedad en el coleccionismo de juguetes.
5/9

Calles multicolores

Ibi cuenta con algunas calles en las que los maestros del ganchillo y el croché han instalado una alegre y original decoración. En las aceras hay árboles abrigados con una "bufanda" de lana en el tronco e incluso una plaza cubierta de estrellas/flores de mil colores (en la imagen). Aprovechando que el visitante está en la plaza, puede ser una ocasión espléndida para merendar un chocolate francés en la pastelería Rico: la decoración es como de un café del siglo XIX, y su obrador ofrece dulces riquísimos elaborados artesanalmente.
6/9

Un insólito Museo del Juguete

La localidad alicantina de Ibi, en España, era el lugar idóneo para el Museo Valenciano del Juguete. Allí se desarrolló la industria juguetera del siglo XX, que llegó a albergar numerosas fábricas y más de 40 marcas de reconocimiento internacional. La sede del museo es una de aquellas fábricas y muestra 450 juguetes. Los más valiosos por su importancia histórica son los de hojalata.
7/9

Jugar al gato y al ratón

Aquí los tienes, persiguiéndose. Era un gran avance en la industria juguetera la incorporación de movimiento a las figuras. Esta pieza es de Payá, una de las grandes empresas del sector, y se fabricó en 1950. El gato nunca llegaba a alcanzar al roedor.
8/9

Exposiciones temporales

El Museo Valenciano del Juguete dedica un espacio a exposiciones temporales. De este modo, se va dando a conocer el patrimonio industrial de la zona.
9/9

Jugar a cocinitas

Una de las aficiones de los más pequeños eran "las cocinitas". Con mucha fantasía e imaginación, se elaboraban platos, se servía la mesa y se invitaba a comer a todos. El juego de tazas y platos que se exhibe en el Museo es de 1929 y lo fabricó una empresa llamada Sanjuán y Cía.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.