6 / 12
“Al final del día llegó un reparto especial de postres para el centro St. Anne de parte de la hija de un residente: un gracioso pastel con forma de conejo, ataviado con mascarilla, hermosamente decorado. El conejito del pastel contribuía para contener la difusión del virus, como muchos de nosotros estos días, al llevar su mascarilla facial. ¡El personal y los empleados disfrutaron comiendo y compartiendo unas risas con el simpático pastel!”. Hogar de Sts. Peter and Paul, Pittsburgh, Pennsylvania.
+

© Courtesy of the Little Sisters of the Poor