1/12
“Nuestro personal de enfermería y ayudantes titulados de enfermería han venido a la residencia todos los días para ofrecer cuidados y consuelo a nuestros residentes. Nuestro personal de enfermería está en la primera línea de nuestra respuesta a esta pandemia y ha gestionado esta crisis con gracia, confianza y humor”. Residencia Queen of Peace, Queens, Nueva York.
2/12
“A través de nuestras interacciones diarias, en la Residencia Holy Family no hemos perdido nuestro espíritu familiar. Siguiendo el espíritu de St. Jeanne Jugan, recordamos diariamente que hacer felices a los residentes es lo que cuenta realmente”. Residencia Holy Family, St. Paul, Minnesota.
3/12
“Nuestro espíritu se mantiene fuerte y nuestra confianza en la Providencia y la Protección de Dios nunca ha vacilado. Continuamos rezando por la seguridad y la buena salud de todos vosotros y pedimos que se encuentre rápido una cura para este virus”. Residencia Queen of Peace, Queens, Nueva York.
4/12
“¡En estos días, damos gracias por la tecnología! Varios residentes han podido hacer videollamadas por FaceTime con sus familias con la ayuda de las hermanas y del personal para poder visitarles por vía telemática. Es un gran regalo poder ver a los familiares de cerca y de lejos en este tiempo de separación”. Hogar Mullen para Ancianos, Denver, Colorado.
5/12
“El padre Tim Fairman, de nuestra parroquia local de Saint Theresa, junto con el pastor asociado, el padre Matt Jamesson, y el seminarista Rob Ryan, organizaron una procesión eucarística en un radio de tres kilómetros alrededor de la iglesia. El padre Tim llamó y preguntó si podían procesionar hasta nuestro edificio. ¡¡Qué gran bendición, aceptamos encantados!!”. Hogar St. Joseph, Palatine, Illinois.
6/12
“Al final del día llegó un reparto especial de postres para el centro St. Anne de parte de la hija de un residente: un gracioso pastel con forma de conejo, ataviado con mascarilla, hermosamente decorado. El conejito del pastel contribuía para contener la difusión del virus, como muchos de nosotros estos días, al llevar su mascarilla facial. ¡El personal y los empleados disfrutaron comiendo y compartiendo unas risas con el simpático pastel!”. Hogar de Sts. Peter and Paul, Pittsburgh, Pennsylvania.
7/12
“El restaurante mexicano Chipotle Mexican Grill en Palatine sorprendió a nuestro personal con una generosa donación de 50 burritos incluyendo patatas, salsa, crema agria e incluso guacamole. Hicimos cola entusiasmados para recibir nuestros burritos, algunos de nosotros era la primera vez que probábamos los de Chipotle”. Hogar St. Joseph, Palatine, Illinois.
8/12
“‘En el servicio a uno, en el servicio a todos’. Esta frase es el lema de los Caballeros de Colón. Nunca se oyeron palabras más ciertas. Los Caballeros de Colón en el condado de Queens garantizaron y pagaron muchos de los suministros necesarios”. Residencia Queen of Peace, Queens, Nueva York.
9/12
“Debemos un gran reconocimiento a nuestro personal de enfermería, de limpieza, de cocina, médico, administrativo y auxiliar por su duro trabajo diario. No podríamos salir adelante sin ellos, ¡eso está claro!”. Hogar St. Paul, Cincinnati, Ohio.
10/12
“Se envió una lista de artículos muy necesarios a nuestros familiares y asistentes, a voluntarios y parroquias, ¡y muchos han respondido generosamente! Enviamos nuestra más sentida gratitud a todos los que han donado con tanta generosidad comida, suministros y ayuda económica. Las Hermanitas rezamos todos los días por vosotros, nuestros benefactores, por vuestro apoyo, por que todos estéis bien y por el final de esta crisis sanitaria”. Hogar St. Joseph para Ancianos, Totowa, Nueva York.
11/12
“La semana pasada, algunos de los residentes se sintieron muy mal cuando escucharon que en diversos lugares escaseaban las mascarillas. Así que decidieron tomarlo como un proyecto propio… Están diciendo ‘¡Queremos hacer todo lo que podamos para ayudarles donde podamos!’”. Residencia St. Joseph, Enfield, Connecticut.
12/12
“En el Día de San José, nuestro capellán, el reverendo Philip Simo, OSB, llevó el Santo Sacramento alrededor de nuestro edificio para bendecir la residencia y pedir la protección de Dios para nosotros en medio del temor por el coronavirus”. Residencia Jeanne Jugan, Washington, DC.