6 / 12
Nueva York, una ciudad cuyo ADN contiene cada raza, color y credo en su corazón, es el hogar de algunas de las tradiciones de fe más bellas del mundo

© Jeffrey Bruno