1/9

Este es el primer caso en Italia y probablemente el único en el mundo (operaciones similares no están descritas en la literatura) de intervención exitosa en un par de "cráneos posteriores totales", una de las formas más raras y complejas de fusión a nivel craneal y cerebral. Colocadas en la nuca contra el cuello, las pequeñas tenían en común la caja craneal y la mayor parte del sistema venoso.

2/9

Fueron precisos largos meses de preparación y estudio con la ayuda de avanzados sistemas de imagen y simulación quirúrgica, que culminaron con tres operaciones muy delicadas.

3/9

 Para que sobrevivieran por separado, era necesario estudiar cada aspecto, planificando el más mínimo detalle.

4/9

Un mes más tarde las niñas están bien, son admitidas en la sala de neurocirugía del Hospital de la Santa Sede en dos pequeñas camas contiguas, una al lado de la otra, junto con su madre.

5/9

Colocadas en la nuca contra el cuello, las pequeñas tenían en común la caja craneal y la mayor parte del sistema venoso.

6/9

La última operación, la separación definitiva, consistió en una operación de 18 horas y el compromiso de más de 30 personas entre médicos y enfermeras. 

7/9

También estuvo presente en la conferencia de prensa la madre de las niñas, que en un mensaje agradeció en primer lugar a los médicos por haber dado a sus hijas una vida normal. "Ahora", dijo, "pueden correr, reír y estudiar. "No he estudiado, espero que ellas – añadió – puedan estudiar, tal vez convertirse en médicos y salvar otras vidas".

8/9

El Dr. Carlo Efisio Marras, jefe del departamento de neurocirugía, explicó la excepcionalidad de la intervención, definiendo el caso como "raro en una malformación ya muy rara". "La peculiaridad consistía en que el punto de contacto de los dos cráneos – añadió – implicaba importantes estructuras venosas". "Nuestro objetivo – continuó Marras – era muy ambicioso: salvar a las dos niñas".

9/9

Su madre también tuvo un agradecimiento especial al Papa por lo que ha hecho y sigue haciendo por los niños de Bangui y un deseo: que sus hijas sean bautizadas por Francisco.