11 / 12
Relicario de la Vero Ligneo (Cruz Verdadera), que fue donado a la Confraternidad del Crucifijo de Cospicua por el inquisidor Mons. Rammuccio Pallavicino, posterior cardenal, en 1675. En el centro de una cruz de plata se muestran piezas de madera de la Cruz desenterradas por santa Helena. Al final de la Gran guerra romano-persa del siglo VI, los victoriosos bizantinos exigieron la devolución de la Reliquia de la Cruz Verdadera como uno de los artículos fundamentales del tratado de paz. La cruz de plata donde se veneran las piezas de la Vera Cruz tiene la estampa de numerosos sellos oficiales que dan fe de la veracidad de que la madera viene de la Cruz Verdadera encontrada por la emperadora Helena. Durante la visita episcopal del obispo Cocco Palmieri (1694), en su informe, el relicario es descrito como parte de lo encontrado por santa Helena; el obispo escribe que es inventionis Sanctae Crucis y que debía ser llevado durante la procesión en la Fiesta de la Santa Cruz. El obispo Fra Gaspare Gori Mancini (1722-1771) declaró que el relicario contiene, sin ninguna duda, partes de la Cruz Verdadera. Esta preciosa e invaluable cruz de plata está aún en la iglesia de Cospicua, como objeto de devoción y de oraciones. En las islas maltesas, muchas parroquias antiguas tienen relicarios de la Vero Ligneo. Por ejemplo, la basílica de Santa Helena en Birkirkara tiene una antigua historia relacionada con una reliquia de la Vera Cruz. | Fotografía tomada por Martin Dimech en nombre de la Autoridad de Turismo de Malta
+